Como todos los años, se organizó la ofrenda floral a la Virgen, tras la misa celebrada en la parroquia del Sagrado Corazón, se desfiló por las calles de la ciudad hasta llegar al monumento al Hombre del Mar, donde el Coro y Orquesta Salinas de Torrevieja interpretó la Salve Marinera.